A

ra-Mada abre de nuevo su portón medieval. Antiguo monasterio en al pie de la montaña de León, en el valle del río Porma, en Santa Colomba de las Arrimadas.
Lugar antiguo con el encanto y la paz de los manantiales de agua que ahora se ofrecen para el descanso de quien nos visita.

El Hotel Rural Monasterio de Ara-Mada abre su portón medieval esta primavera para dar un servicio de alojamiento y turismo rural en una inmejorable ubicación de la provincia leonesa.

Turismo de calidad en la cordillera cantábrica,  con una localización ventajosa para viajeros que aquí decidan instalarse. La comarca de Las Arrimadas, cercana a Boñar y a 40 kms de la capital leonesa (comunicación también disponible en tren de vía estrecha y autobús). Cerca, lugares tan afamados como San Isidro, Valporquero, Picos de Europa, Hoces de Valdeteja… etc. Un placer ara los sentidos todos ellos en cualquier época del año

Una posición envidiable para amantes de la montaña, el ski, la pesca o el turismo rural en general, sin perder de vista la majestuosa ciudad de León o el animado pueblo de Boñar, destino turístico tradicional de la provincia. Amplio abanico de posibilidades, sin lugar a dudas.

Dentro del monasterio
El Hotel Rural Monasterio de Ara-Mada dispone de seis habitaciones dobles y una suite en un edificio de tres pisos lleno de confort con un estilo rural inspirado en las tradicionales casonas nobiliarias de la comarca, la cual otorga al huésped varias zonas de esparcimiento como patio interior, corredor acristalado y salón. Hay wi-fi, aparcamiento y merendero exterior.

A todo ello hay que sumar el servicio estrella de este alojamiento rural: el área de jacuzzi, sauna y masaje, ubicado en la planta baja del edificio. Un servicio especialmente indicado para un descanso completo y regenerador para aquellos que gasten sus energías durante el día en actividades de nieve y montaña. Todo un lujo que pocos establecimientos hoteleros pueden ofrecer en la montaña leonesa a sus clientes.

El desayuno está incluido en el alojamiento, y se sirve en un comedor que también dispone de biblioteca y salón de estar.

Las habitaciones, como no podía ser de otra manera, disponen de baños privados, algunos de ellos con servicio de hidromasaje. Está claro que el agua y sus propiedades terapéuticas es la protagonista de la casa y por extensión de la comarca donde se enclava. Y es que el topónimo “Arrimadas” hace referencia a una tierra prodigiosa en ríos, arroyos y fuentes, a caballo entre dos grandes cuencas leonesas: el Porma y el Esla.

Qué ver, visitar y recorrer
Como he apuntado en la primera parte, Santa Colomba de las Arrimadas se asienta en una elevación desde la que se domina gran parte de la vega del río Porma y las montañas que rodean la comarca de Boñar, puerta de entrada a los valles de Riaño y Puebla de Lillo, donde se localizan parte de los mejores paisajes de León.

Todo a menos de media hora en coche, podríamos realizar un pequeño “planning” para una escapada de dos noches, que a modo de sugerencia destacaríamos.

  • Ruta de los hórreos. En las cercanías del Monasterio de Ara-Mada se localizan los hórreos más antiguos de la península ibérica según varios estudios. Están en los pueblos de Felechas y Las Bodas, accesibles por carretera pero también por sendas y pistas para aprovechar el senderismo y el cicloturismo.
  • Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa. Toda una colección de fauna del mundo en un precioso pueblo de alta montaña a pocos kilométros al norte de Boñar.
  • Museo de la Minería y la Siderurgía en Sabero. Una de las primeras industrias del carbón de España en un pueblo de gran raíz minera asentado en la vega del Esla.
  • Hoces de Valdeteja. Uno de los espacios naturales de León más visitados a pocos kilómetros al norte de La Vecilla.
  • Rutas de senderismo y montaña en Puebla de Lillo. Grandes hayedos como el de la Cervatina o Pardomino o afilados picos como el Susarón o el Mampodre, a tan solo 20 minutos en coche.

Al mismo tiempo y según la estación en la que nos encontremos, todo el entorno que rodea la comarca de Las Arrimadas, es muy sugerente para el turismo micológico, la pesca de la trucha (en el río Porma se encuentran posiblemente los mejores cotos trucheros de España), la observación de fauna y la caza mayor (a 20 kms al norte se encuentra la reserva nacional de caza de Mampodre) y por supuesto los deportes de invierno que se desarrollan en la estación invernal de San Isidro, una de las mejores de la cordillera cantábrica y a tan solo 50 minutos en coche.

La gastronomía… es sencillamente contundente y a un gran precio. De aquí sale una de las mejores carnes de España: Valles del Esla. Pero las morcillas, el embutido y la carne de caza son platos muy recurridos recuperar fuerzas para seguir degustando este paraíso natural que es la montaña oriental de León.


Deja un comentario